Hasta Pronto a una gran mujer “Elsa Reyes Alfaro” 14 de Octubre 2016

A las 05:55:12 el 20-10-2016
La vida nos regaló un día a una hermosa niña, la historia cuenta que al momento de su nacimiento solo estaba con su mamá, pero su despedida fue completamente diferente porque la cantidad de hermanos, amigos, vecinos, autoridades que se dieron cita a las 10:00 hrs. en nuestro Templo de Pob. San Luis eran incontables.

Hablar del testimonio de que nos dejó la hna. Elsita como tanto le llamaban, por cariño, aprecio, amor a toda prueba. Durante los últimos 6 meses ella los pasó hospitalizada y con una iglesia postrada de rodillas esperando el milagro, pero Dios la quería en su presencia, se la llevó y nos dejó con una gran cantidad de recuerdos, palabras, testimonios, en fin una mujer idónea en todo el amplio ámbito de la palabra.

Hija de pastores, se formó bajo la obediencia a Dios, sus padres, nuestros pastores Estelio y Lucila, le enseñaron el amor y pasión por la obra de Dios, eso mismo hizo ella con sus 3 hijos, Freddy, Fernando y Boris, lo replicó en 7 nietas que la disfrutaron siempre, que recibieron sus grandes enseñanzas.

Nuestro obispo Luis Ulises Muñoz nos acompañó en su despedida, su palabra final fue el agradecimiento a mujeres prudentes y sabias como lo fue nuestra hna. Elsa, pastores de nuestra comuna como otros que nos acompañaron durante estos días destacaron la capacidad de historiadora que tenía, fue una líder innata, madre ejemplar, esposa sabia, sus características probablemente no se podrán estampar en este escrito, pero su testimonio ya trascendió a las generaciones que pudimos disfrutar con ella.

Mujer humilde, muy pasiva, pero con una tenaz idea de lo que es la iglesia como institución, su verdad a toda prueba, también su apoyo, con una sonrisa que decía mucho y que alentaba al mismo tiempo. Sus 3 hijos los crio con esfuerzo, siempre en la predica, en la iglesia, les dio valores, trabajo y abnegación, nos enseñó que la obra de Dios no puede esperar, siempre Dios es primero, nos entregó palabras bajo la dirección del Espíritu Santo, guardó silencio cuando debía hacerlo, nos enseñó valores como el perdón y la fidelidad.

Sus hijos demostraron y agradecieron a todos los que le han acompañado, gracias a la iglesia de Isla de Maipo y todo el circuito de templos, gracias a los hnos. de Villa Prat, a nuestro obispo, a tantos pastores, vecinos y amigos por su compañía.

Cuando llegó su partida nos declaró que su “FE ESTABA INTACTA”, nos dejó para ir a la presencia del Dios que toda su vida predicó, el cual la premió por su inagotable trabajo para la Iglesia Pentecostal de Chile.
A su familia todo nuestro apoyo y fortaleza en Dios.
Hasta pronto mamá, hermana, tía, abuelita Elsa Reyes Alfaro.